Propuesta social de Proyecto Abedul.

Compatibilidad entre cochecitos de bebe y sillas de ruedas en los autobuses urbanos.
Problemática y posibles soluciones.

A mediados de los años 90, comenzaron a verse en España los primeros autobuses accesibles "con rampa", cuyas primeras y escasas unidades eran adquiridas por parte de algunas empresas de transporte bajo subvenciones con la mediación de las políticas sociales para la discapacidad, a fin de comenzar a facilitarnos a las personas con silla de ruedas el acceso al transporte público.

Previamente, fueron muchos los años de reivindicaciones del colectivo de discapacitados "en soledad y con muy poco apoyo de otros colectivos de ciudadanos" luchando contra la incomprensión social para hacer entender la necesidad que teníamos de que los transportes públicos se diseñasen de modo que fueran accesibles para nosotros.

Con el paso de los años y no pocas quejas porque aquello no parecía progresar con la rapidez suficiente, muy poco a poco fue aumentando la flota y tras ello las legislaciones y directivas europeas por las que finalmente llegaron a adoptarse unas normas de fabricación gracias a las cuales los autobuses urbanos habrían de fabricarse en Europa plenamente accesibles "como así es en la actualidad".

Con el paso de unos cuantos años mas y otros tantos avatares y mas quejas.., que a fecha actual aún no han cesado por la cantidad aún de lugares en nuestro país donde todo ello aún no se ha hecho realidad o no funciona adecuadamente porque no se conservan debidamente las rampas, etc.., hemos llegado a nuestros días.

En el año 2007, prácticamente el 100% de la flota de autobuses urbanos de Madrid ya estaba completamente adaptada para el acceso de las personas con movilidad reducida. Ello nos permitió a las personas con silla de ruedas gozar de una plena accesibilidad al transporte en autobús casi con la misma normalidad que cualquier viajero sin discapacidad.

Y tras ello, otros colectivos como las personas que portan cochecitos de bebe, lógicamente han solicitado también poder acceder a este tipo de nuevos autobuses accesibles con el cochecito desplegado, así como las personas que portan carritos de la compra o maletas.

Pero dado que la plaza adaptada no es otra que la inicialmente pensada para las personas con silla de ruedas, se ha decidido por Ley (en algúnos lugares como Madrid) que viajeros con cochecito de niño, personas en silla de ruedas y personas con maletas o carros de la compra; utilicemos la plaza habilitada, siendo calificados todos por igual como "personas con movilidad reducida" con los mismos derechos y sin ninguna prioridad de unos sobre otros.

Con la reciente normativa entrada en vigor en el año 2008 en Madrid, por la que se posibilita viajar en la plaza inicialmente adaptada para personas con silla de ruedas de los autobuses urbanos; a cochecitos de bebe desplegados, personas con maletas y carros de la compra, se nos plantea a las personas con silla de ruedas una seria dificultad a la hora de acceder a los autobuses, debido al gran número de viajeros con cochecitos de bebe desplegados que utilizan este transporte público “cada vez mas en aumento” y a que el reglamento no permite el viaje conjunto de un cochecito de niño y de una silla de ruedas en el referido espacio único adaptado.

 
Normativa relacionada con la problemática:

El Decreto 1/2008, de 17 de enero de la Comunidad de Madrid, siguiendo lo establecido por el Reglamento Técnico de Desarrollo en Materia de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas ha posibilitado el viaje en los autobuses urbanos de cochecitos de niño desplegados, los cuales podrán utilizar el espacio habilitado para las personas con movilidad reducida.

El Consejo de Estado por su parte, emitió un dictamen favorable a la modificación del Reglamento de Viajeros de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, la cual para cumplir el Decreto 1/2008 antes citado, ha considerado que los portadores de cochecitos de bebe desplegados son viajeros con movilidad reducida con plena igualdad de derechos a los usuarios de sillas de ruedas, sin que pueda existir preferencia en el uso del espacio habilitado para unos y otros.

Por todo ello, es frecuente que las personas con silla de ruedas nos encontremos en una parada esperando y que incluso pasen dos o mas autobuses seguidos con un cochecito de bebe a bordo, sin que se nos permita por tal motivo acceder, puesto que muchos conductores nos niegan el acceso amparados en el reglamento vigente que especifica que aquellos vehículos con una sola plaza habilitada para PMR solo admiten un pasajero con movilidad reducida en ese espacio, ya sea un cochecito de bebe, una silla de ruedas o una persona con maletas, sin ninguna preferencia, al ser calificados todos por igual: "personas con movilidad reducida".

Por todo este problema, sería importante cuestionar esta situación a fin de encontrar alguna solución viable y democrática que nos posibilite viajar a todos, tanto a los cochecitos de bebe como a las personas con silla de ruedas, sin que tanto unos como otros nos veamos seriamente perjudicados e imposibilitados para viajar. Máxime quienes por nuestra limitación física (personas con silla de ruedas), no tenemos otro medio ni posibilidad de desplazamiento y que a consecuencia de la situación actual; estamos de nuevo padeciendo grandes inconvenientes, a pesar de los muchos años de lucha incansable por lograr que se diseñasen autobuses a los que pudiéramos acceder. Un hecho que supone un retroceso social y seria discriminación para el colectivo.

Por ello desde Proyecto Abedul se propone la necesidad de acondicionar en todos los autobuses con una única plaza habilitada para PMR; un espacio similar adicional, así como la necesidad de que todos los nuevos autobuses que se fabriquen, estén dotados de dos plazas habilitadas para PMR como ya se está haciendo en la actualidad, y que una de ellas, sea de uso reservado para una persona con silla de ruedas.

BUENOS EJEMPLOS:

Bajo estas líneas podemos ver el ejemplo de uno de los nuevos autobuses urbanos de la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona, equipado con doble espacio. Este autobús, recientemente presentado en una exposición de nuevos autobuses, además de posibilitar el acceso de dos sillas de ruedas, dos cochecitos de bebe o una silla de ruedas y un cochecito de bebe; otorga preferencia a los viajeros con silla de ruedas cuando ambas plazas van ocupadas por personas con cochecitos de bebe, puesto que las personas con silla de ruedas somos quienes mas grado de dificultad poseemos en nuestra movilidad y mas inconvenientes tenemos para encontrar otros modos de transporte público alternativo. Todo lo cual es un buen ejemplo del que deberían de tomar buena nota otras comunidades autónomas españolas en las que en sus nuevos autobuses con doble espacio se sigue sin admitir a dos viajeros con silla de ruedas y tampoco se nos cede una plaza cuando viajan dos cochecitos de bebe.

 
La normativa en Madrid es tajante y sin prioridad alguna: "Solo puede viajar el primero que va a bordo", sea cochecito de niño o persona con silla de ruedas.., mientras que el que está en la parada, "debe de quedarse esperando", sin tener en cuenta ni en consideración que se trate de una persona con discapacidad (a veces en delicado estado de salud) y que por ello se vea obligado a quedarse largo soportando el frío, la lluvia, etc.., sin saber cuando podrá subir.

A todos estos inconvenientes debemos de añadir quienes nos desplazamos en silla de ruedas la dependencia de "la suerte" para que cuando llegue un autobús con la plaza libre, no le falle el mecanismo de la rampa (cosa habitual), porque en tal caso tampoco podemos subir.

 
Desde Proyecto Abedul no se comprenden las normativas capaces de imponer "sin unos estudios previos" que se destine el "único" espacio reservado para el viaje de personas con silla de ruedas a otros colectivos muy numerosos, sin estudiar el impacto que ello pueda generar a este colectivo minoritario y susceptible de exclusión, quienes padecemos con frecuencia la denegación de acceso a los autobuses por tal causa.

 
Dada mi experiencia diaria como afectado y así mismo como autor de Proyecto Abedul, considero importante y necesario transmitir esta dificultad a asociaciones de discapacitados, autoridades municipales y autonómicas, etc.., aportando la sugerencia consistente en habilitar una plaza adicional en los vehículos que poseen un único espacio, y la reserva de una plaza en aquellos nuevos que llevan dos cuando trate de acceder una persona con discapacidad.

Somos un colectivo muy vulnerable que sufrimos una gran desigualdad social y múltiples dificultades para desplazarnos, careciendo a menudo de otras alternativas de transporte. La situación expuesta nos dificulta "gravísimamente" nuestra movilidad para el acceso a un puesto de trabajo, a nuestra formación, a nuestras actividades sociales diarias e incluso a aquellas relacionadas con la salud como pueda ser la asistencia a un centro médico, hospital, centro de rehabilitación etc.

¡¡Es necesario que se entienda todo ello!!

 

Solución para el viaje de un cochecito de bebe y una silla de ruedas en autobuses urbanos.
"Propuesta para solucionar el problema actual de falta de espacio".

ESPACIOS PROPUESTOS Y MODO DE UTILIZACION:

Podrán viajar conjuntamente:

1- Dos sillas de ruedas.
2- Dos cochecitos de bebe.
3- Una silla de ruedas y un cochecito de bebe.

Si ambas plazas fueran ocupadas por cochecitos de bebe y requiriese subir
una persona con silla de ruedas, deberá de cederse una de las plazas al
viajero con silla de ruedas.

VER DETALLES EN PLANO ADJUNTO.

 

MADRID. Desconsideración hacia la discapacidad y mal ejemplo cívico:

Los nuevos autobuses con doble plaza adaptada que está adquiriendo la EMT de Madrid, no logran paliar el problema que padecemos las personas con silla de ruedas respecto a la abundancia de cochecitos de bebe. Son unas 200 nuevas unidades con dos plazas para PMR incorporadas a un total de 1500 autobuses, de los cuales la inmensa mayoría (seminuevos) tienen una sola plaza para PMR. Por lo que quedan muchos años para que el total de la flota cuente con dos plazas.

Las personas con silla de ruedas entre tanto, continuamos cada día padeciendo el mismo problema y así se perpetuará por muy largo tiempo sin que a nadie le importe lo mas mínimo. Por ello sería recomendable y muy de agradecer una solución consistente en la habilitación de un doble espacio en los autobuses en servicio (seminuevos) que tienen una sola plaza.

Por otro lado, no se entiende el porqué en Madrid, lejos de aplicar los mismos criterios que otras ciudades y comunidades autónomas con una visión "amable" hacia las personas con discapacidad, resulta que sus nuevos autobuses con doble espacio adquiridos por EMT, no cuentan con dos respaldos para sillas de ruedas (solo traen uno), impidiendo así la posibilidad de que viajen dos personas con silla de ruedas, mientras que paradójicamente posibilitan viajar a dos cochecitos de bebe.

Tampoco se comprende porqué cuando viajan dos cochecitos de bebe, no se da preferencia y se cede una de las plazas a la persona con silla de ruedas que se encuentra esperando en una parada y solicita subir, negándole el acceso y obligándole a "esperar a otro autobús". Ello no se entiende cuando esos nuevos autobuses, además de las dos plazas, traen otra equipada con una sillita para sentar al niño con su correspondiente espacio para colocar el cochecito plegado.

 
En definitiva:
"Demasiado olvido y desconsideración hacia los colectivos mas excluidos y limitados."

 

 

Leer artículo publicado en prensa sobre el problema en 2010.
www.20minutos.es/noticia/666417

 

Leer artículo publicado en prensa sobre el problema en 2008.
www.madridiario.es/2008/Febrero/cartadirector/60756/carros-de-bebe-sillas-de-ruedas-conductor.html

 

Leer quejas de afectados por esta problemática.

 

Enrique González Blanco.
Proyecto social pedagógico Abedul 2007. (Actualizado en 2012).

 

Hemeroteca 7 de mayo de 1994. Diario El País.
El lunes circularán los seis primeros autobuses adaptados para discapacitados.
elpais.com/diario/1994/05/07/madrid/768309868_850215.html

Begoña Aguirre. - Madrid -
Los primeros seis autobuses de plataforma baja, adaptados a discapacitados, personas mayores y otras con movilidad reducida, comenzarán a circular el próximo lunes en la línea 3 de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que discurre entre la Puerta de Toledo y la Plaza de San Amaro. A lo largo del mes de mayo se asignarán otros 10 autobuses de este tipo a la línea Circular, en el sentido Cuatro Caminos-Moncloa-Embajadores, y otros nueve a la línea 10 (Cibeles-Palomeras).

La EMT había prometido que este tipo de autobuses funcionarían en 1993. El pasado 29 de marzo, la coordinadora de Discapacitados Físicos desarrolló una protesta para exigir que entraran en funcionamiento. A lo largo de este año se convocará el concurso para contratar otro centenar de autobuses. El presupuesto par este fin se eleva a 4.000 millones. Estos autocares pueden ladearse para acercarse al bordillo de la acera. Y, si el viajero lo solicita, de su puerta posterior sale una rampa que facilita el acceso a sillas de ruedas. Su interior es también más espacioso y posee cinturones de anclaje para los carritos de los discapacitados.

Cada vehículo cuesta 26 millones de pesetas, nueve más que los normales. La diferencia de precio está subvencionada hasta un 75% por el Inserso y la Federación Española de Municipios. Estos autocares se han introducido en las líneas con mayor número de discapacitados o ancianos, entre ellas, la de Palomeras. En la Comunidad de Madrid viven unos 200.000 discapacitados físicos.

 


 

 

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters